martes, 28 de febrero de 2012

La palma de la mano




El auto vuela por la ruta y ella vuela dentro del auto. No está sentada allí, relajada, entera como él la ve cada vez que aparta la vista del camino, no. Ella se ha diseminado en el aire. Sus moléculas se expandieron y flotan entremezclándose con las otras, las del aroma  que sale de la boca de él desde que comió el bombón de avellana y chocolate.
Ella comenzó a desintegrarse inmediatamente después que convidó la golosina. Él, fuera del vehículo, esperaba que terminasen de cargar el combustible; ella, desde su lugar de acompañante se inclinó sobre el asiento, el brazo hacia arriba a través de la ventanilla con el Ferrero en el hueco de la mano. Mano transformada en nido. Nido tentador donde él se detuvo más de la cuenta, ya que al tomar el bombón arrastró los dedos por la palma. Primero, el roce electrizó la mano; luego, le estremeció el cuerpo como un sismo. En segundos, en algún lugar, su letargo de años de matrimonio se resquebrajó y comenzó a romperse en pedazos; los fragmentos más gruesos volaron hacia la playa de la estación de servicio y ella se reconoció sólo en las partículas, en las tiernas moléculas de una nube leve, y en un alerta visceral que persiste y todavía no sabe muy bien dónde ubicar.
Ahora piensa que podría habérselo dado como se dan las monedas de un vuelto; sin embargo, no se arrepiente de la ofrenda; al contrario, porque para ella el mundo ha empezado a girar en una órbita excéntrica.  
No se vieron las caras en el preciso momento y no lo miró mientras él quitaba la envoltura del bombón antes de emprender la marcha, pero sabe que fue adrede. Sabe también que no pueden parar de hablar. Un tema enlaza al otro: el trabajo, el seminario que los llevó a compartir viaje,  las familias de los dos, la vida.  A ella no le importa realmente lo que está diciendo, le sorprende que desintegrada como está  sea capaz de seguir la conversación, hacer acotaciones, reírse, asentir o negar. Todo y más, sin entender qué parte de su cuerpo procesa cada acción  y sin dejar de pensar en lo que creyó nunca volvería a sentir. Esto siempre le pasó a las demás, no a mí, piensa.  Multiplicada en testigo y parte, sin embargo, ahí está sintiéndose restaurada, plena, feliz.

Él continúa hablando, hace el gesto que tanto le atrae, sonríe y ella advierte en la mejilla tersa el hoyuelo incipiente. Cómo es posible que  no lo haya  notado antes... Piensa en la magia y cree en la magia porque la tiene delante de sus ojos. O quizá cree en lo afrodisíaco de las avellanas y el chocolate.  Porque ella también comió un bombón.  Lo metió en la boca  después de sentir la caricia y dejó que se disolviera poco a poco.  Por la lengua empastada, el sabor del chocolate y las frutas mordidas a medias le explotó en la nariz tal como lo hizo el aliento de él.  Unida, enlazada por los aromas, entre palabras y risas, se siente parte de una comunión de sentidos.  Y sabe que no hay vuelta atrás, que quiere que la magnífica sensación  atraviese cada minuto del resto de su vida. Lo desea  a sabiendas de que  los kilómetros se van consumiendo y de que sólo faltan tres horas para llegar a la ciudad y a la casa de él; allí, donde se despedirán tibiamente hasta el día siguiente y donde ella retomará su lugar al volante para llegar hasta su propia casa.
Tres horas por delante, piensa, y con la mano todavía electrizada saca del bolso otro bombón y se lo ofrece.


Imagen tomada de la red

24 comentarios:

  1. Muy sugestivo, Mónica. Muy bien logrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pierre-Alain, un placer tenerte por aquí.

      Eliminar
  2. Es mi primera vez en tu casa, Mónica, y me gusta mucho lo que encuentro.

    Este relato de prosa pausada y voz cautivadora tiene el poder evocador del enamoramiento. Refleja una situación de la realidad cotidiana con gran intensidad emocional. Más allá de lo que cuenta, es la acción sugerida la que prevalece.

    Si no te parece mal, me quedaré asomado a tu ventana y señalaré el camino desde mi rincón.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Pedro, y me alegra que te guste; y a mí me gusta de punta a punta tu comentario. Gracias por los elogios y por seguir este blog; vuelve y señala este
      camino cuanto gustes.
      Saludo cordial.

      Eliminar
  3. Excelente, con ese ritmo lento que parece haberse detenido en la imagen de la mano saliendo por la ventanilla. Qué placer es comenzar el día leyendo buenos textos, Mónica! Mil gracias.

    J&R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIl gracias a ustedes por la visita y por los elogios, J&R.

      Eliminar
  4. ¡Lo que puede hacer el bombón! Dulce, caliente, suave, tierno...¿Quién da más? Mónica siempre da el máximo. Me encantó.

    Doble abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá hay dos clases de bombones: el de chocolate y el otro, el de carne y hueso; ese que ha cierta edad (o situación) se degusta solo con el pensamiento. Aunque, quién sabe, tal vez esta señora se anime a más, jejeje. Gracias por la visita y por tus palabras. Me encanta que te haya encantado.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  5. Hummm, creo que me llega también ese aroma a chocolate, la lectura también lleva a desintegrarse, es imposible no sentir lo mismo que la protagonista al ritmo de tu prosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo me sentía así también mientras lo escribía, Elisa, y me alegra haberlo podido trasmitir. Muchas gracias por pasar y dejar tu comentario.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  6. la prosa endulzada con el sabor en tu mano

    ResponderEliminar
  7. la palabra endulzada con el sabor en tu mano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ale, muchas gracias por pasar y dejar tu poético comentario.
      Abrazos para vos.

      Eliminar
  8. Qué linda historia, Mónica, es la 1 de la mañana y pasé por tu blog antes de ir a dormir, fue mi mejor opción, pues siento el sabor del chocolate, como si 'él' hubiera sido yo.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por acá, Humberto, y me alegra que hayas sentido el sabor del chocolate.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Ay, mujer, mujer!!! para transmitir las sensaciones tan íntimas de una mujer. Toca el alma.

    ResponderEliminar
  10. exquisito, la lectura te deja en el paladar una imperceptible sabor a chocolate, y el aroma, claro...

    ResponderEliminar
  11. En un mundo de crudeza y superficialidad es una grata sorpresa encontrar la dulzura de un amor íntimo...
    Felicitaciones, el texto está muy bien logrado.
    Es una situación que pasa más a menudo de lo que podríamos imaginar. En especial a quienes son enamoradizos.
    Saludos.
    Arturo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arturo por pasar un buen rato leyendo el blog y por tus comentarios. Muy atinado lo dicho acerca de 'La salvación', un texto que aún no me convence del todo. Bienvenido y saludos cordiales.

      Eliminar
  12. De nuevo no me deja comentar en el último post así que te lo escribo aquí.
    Un relato que es poesía pura. Preguntas que no necesitan más respuestas y afirmación que la última para dar un significado a la mujer. Me encantó.

    Par de abrazos.

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos los comentarios!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...